La Administración de edificios Es una disciplina que proviene de facility management. Esta disciplina se encarga de supervisar los servicios duros y blandos de un edificio y/o condominios, lo que garantiza que la seguridad, la salud, la organización, el cumplimiento de leyes y el mantenimiento de estructuras se cumplan en un nivel satisfactorio. Hay esencialmente dos tipos de edificios donde se ejerce esta actividad: residenciales y comercial. Los servicios duro por lo general se refieren a los servicios físicos, estructurales, tales como sistemas de alarma contra incendios, cámaras ascensores, etc, mientras que aluden los servicios blandos como: limpieza, jardinería, seguridad, RRHH, en general servicios de origen humano.El administrador deberá realizar las siguientes funciones: Cuidar los bienes de dominio común. Ejecutar actos de administración y conservación y los de carácter. Cobrar y recaudar los gastos comunes.